El ultimo encuentro – Relato dramático – Fantástico

Spread the love

El ultimo encuentro

El ultimo encuentro con ella, Laura, había sido desconcertante. Él, encargado de inspeccionar los terrenos adquiridos por la empresa constructora a la cual representaba, había asistido solitario a aquel lugar hostil, al cual nadie, y menos alguna persona adinerada, se dignaría a ir.

Avanzado un par de metros y conforme con lo que había visto, tomó la resolución de volver por el camino andado. Sin embargo, el olor a muerte, la curiosidad y la valentía fingida lo obligaron a avanzar. Entonces… El encuentro.

Una figura inerte lo observaba desde el suelo. Era de sexo femenino, aún quedaban rasgos de piel tersa y labios suaves, en su tiempo, carmesíes. Los ojos perdidos en algún punto le parecían familiares. La miró, pero sin verla.

Quedó perplejo. Un escalofrío avanzó por su espalda, sus músculos se oprimieron, su corazón latió más fuerte, tenía algo en su garganta, quería llorar, expulsar todo aquello que no podía expresar y que, a la vez, lo atormentaba. Pero no podía, el solo hecho de ser un hombre casado le prohibía sufrir por una mujer anexa a la familia.

Un instante después, una lágrima rodó por su mejilla en dirección a sus finos labios. Comprobó que aun la amaba.

Entonces sus cuerdas vocales se tensaron, la mente del hombre trató de contener todas aquellas sensaciones que lo embargaron y al mismo tiempo que se prometía no indagar en el porqué, en el cómo ni en el cuándo se había producido aquel devastador desenlace para Laura, pronunció un murmullo ininteligible y sin vida, que más pareció un lamento.

Entre recuerdos, tristezas y agonías se sumergía el hombre mientras avanzaban lentamente los minutos y las horas consumiéndolo. A veces, congelando su autocompasión y con la mente fría, se entregaba a los pensamientos más turbios que jamás había tenido; sin duda, la muerte no era la solución. Pero ¿cómo hacerle saber eso a un hombre que se siente acorralado por el deseo de no seguir viviendo y la desmoralización que lo agobia al sentirse solo?

Bajo sus parpados cansados se extendía un campo de desilusiones, adornado con violetas de desencantos y mariposas hambrientas que devoraban su lucidez. Extenuado por el torrente de ideas, recuerdos y sentimientos que lo asaltaban, tomó rumbo a su habitación y se recostó como no lo hacía en muchas noches; dispuesto ya a no pensar ni sentir, se entregó a un dulce sueño.

Abrió los ojos lentamente, divisando no sin mucho asombro, la silueta encantadora de Laura junto a él; hizo ademán de besarla, pero temiendo que se desvaneciera si lo hacía, reprimió su impulso.

Apoyó la cabeza en la almohada con el fin de poder observarla a sus anchas, no podía creer que allí, justo en frente, se presentara en plenitud el hermoso rostro del ser que él tanto amaba. Dichoso de respirar el mismo aire, de compartir la misma cama, de ser parte de su presente y de su vida tanto como ansiaba que ella estuviera en la de él, se entregó a la ilusión de ser feliz para siempre. Comprendiendo que era él quien, finalmente, se desvanecía, agradeció a Dios por darle tan grande regalo y, embriagado por aquel dulce sentir se entregó, sin más preámbulos, a la ávida muerte.

El ultimo encuentro – Relato dramático – Fantástico por Amely

Radico en el Sur de Chile, hermoso país al fin del mundo.
Creo de manera fehaciente en el poder de las palabras. Empero, para mí, nada dice más que una acción desinteresada y que un silencio oportuno. Sin embargo, no hay que olvidar que el camino al infierno está lleno de buenas intenciones.

Comentarios en Facebook

Comentarios