La niña del embarcadero - Relato dramático

La niña del embarcadero – Relato dramático

Relatos por

La niña del embarcadero

Todos los días a las cinco, se dejaba a su madre preparada, se vestía con su mejor y único vestido, el mismo con el cual despidió a su novio, caminaba con ilusión, hacia el puerto, los niños se reían de ella, porque con cincuenta años la llamaban la Niña.
Pasó su vida cuidando de sus padres, era hija única, sus padres desistieron de hablar del tema porque ella comenzaba a llorar.
Y es que desde los quince años, todas las tardes se arreglaba con la misma ropa, con la que despidió a su amado, en el embarcadero. Nunca perdió la esperanza de su regreso, ni cuando su madre quedó en una silla de ruedas por un derramen cerebral un mes después de la muerte de su padre.
Para no tener que dar explicaciones y que la dejaran en paz se fabricó el personaje de la Niña.
Si le preguntaban, ella siempre respondía voy a esperar a mi novio, hoy seguro que viene. La gente se reía de ella pero no le importaba.
Su novio le prometió que volvería a por ella cuando se hiciera rico en América, quería volver como uno de los indianos ricos que volvieron a su tierra,
Así, día tras día, de verano a invierno, de año en año, con lluvia, con nieve, con una esperanza inquebrantable, pero él nunca venia. Un día que marchaba hacia casa porque comenzaba a anochecer, ensimismada en sus recuerdos, alguien por detrás le dijo Hola Margarita ella se giró y vio a un hombre mayor y mal vestido y en su cara, algo que le era familiar, se dio la vuelta y comenzó a correr hacia su casa.
El hombre aún permaneció un buen rato plantado y mirando por donde ella se marchó, una lágrima recorrió su rostro ajado Aún es bella.

La niña del embarcadero – Relato dramático por Andrés Montiel Amezcua

Comentarios en Facebook

Comentarios

2 Comments

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

*

Los último en Relatos

Ir Top