Lina – Poema para una niña de dos años

Spread the love
  • 18
    Shares

Lina

Con tu piel blanca
como escarcha,
dos diamantes
de lunares,
los ojos son luceros
placenteros,
tu sonrisa me recuerda,
la alegría de mi vida.

Carita que deslumbra
al mismo sol,
la razón de ser
de tus padres,
el maná caído
del cielo.

El amor hecho verbo
de fina piel,
tu venida al mundo
me echó de él.

Felicidades mi Princesa en tú
primer cumpleaños, ojalá sea
el primero de una larga vida de
felicidad.

Aunque no me han dejado
conocerte, aunque no me
han dejado tenerte en mis
brazos, y aunque nunca sepas
de mí existencia, ni leas esto,
quiero que sepas:
que siempre te llevo en mí
corazón.

Felicidades Princesa mía.
Que tu futura vida
sea un jardín pleno de flores
donde ni las rosas
tengan espinas
y los cactus no pinchen.

Ojalá nunca
conozcas la infelicidad
la mentira,
la soledad,
que tú camino sea
un caminar de risas y alegrías.

Con su pelo ensortijado
su carita de niña buena y traviesa,
una sonrisa siempre guardada
para su padre, tan adorado.

Con la vocecita quebrada llora
pidiendo su muñequita de trapo,
es su amiga
tiene unas largas conversaciones
en su propio e intransferible idioma.

Con su lengua de medio trapo
de enfada, si no la comprenden,
¡¡Para eso es toda una Princesa¡¡
Y le encanta hacer con sus padres morritos.

Tiene en su mirada
el brillo, de sus ancestros bereberes
la luz cegadora de su pueblo
y la inocencia pura de todos los bebés.

Nunca la veré, nunca me verá
pero siempre, mientras yo viva será
mi Princesa de Loto blanco
el huracán de risas de talco.

A mi Princesita
De dos años

Lina – Poema – Por Andrés Montiel Amezcua

Facebook Comments