Sirena Relato fantástico para compartir

Sirena Relato

Abre los ojos de a poco, disfrutando de la extensa bahía. Las olas abrazan su piel dorada, dejando gotas saladas por todo su cuerpo. El sol todavía no despierta del todo, así que sus rayos apenas motean reflejos sobre los granos de arena… Sonríe traviesa, sabiéndose dueña de ese momento: es muy temprano para que haya gente alrededor. Sus ojos verdes escudriñan con cuidado la playa por enésima vez…

Nada.

Entonces impulsa su cuerpo a través del agua, excitada ante la idea de alcanzar el malecón en un par de brazadas. ¡Parece volar al compás de las burbujas marinas!

En la orilla de la bahía, bajo los maderos que soportan la estructura, Damián enciende un cigarrillo. La niebla matinal se dispersa lentamente. Igual que sus pensamientos… De pronto, un chapoteo a lo lejos llama su atención. Enfoca la vista hacia el mar, y entre la espuma de las olas, sus ojos divisan a la criatura: cabello rojo como las fresas, los pechos desnudos, la esbelta cintura y… ¿Es posible? ¿O su mente le juega una mala pasada? Ahí, donde la cadera y piernas debían estar, hay una cola con brillantes escamas de colores. ¡Escamas que fulguran bajo los rayos incipientes del sol! Sin darse cuenta, el cigarrillo escapa de sus labios. Algo lo impulsa hacia las cálidas aguas profundas…

La sirena descubre demasiado tarde, que un humano la ha visto. Así que entona su canción: una exótica melodía que nubla la mente del hombre. Él entra en un trance, durante el cual, no distingue el sueño de la realidad. Ella lo sigue llamando, con su voz angelical… Cuando lo tiene frente a sí, lo besa fugazmente: Guardan sus labios el veneno del olvido.

Horas más tarde, Damián despierta bajo el malecón. Aturdido y con náuseas, no sabe cómo llegó ahí. Se pone de pie, y el sol parece su enemigo, con el haz de luz bloqueando sus sentidos. De pronto, un acceso de tos involuntario, le obliga a volver el estómago, donde se derraman impolutas, ¡escamas de colores, incandescentes y etéreas!

Sirena Relato fantástico para compartir por Evy Cáceres

De origen yucateco. Independiente y Soñadora. Apasionada. Amante de los libros. 38 años. Locuaz, pero centrada. Fascinada por el baile y conectada con la música.
Licenciada en Finanzas. Viajera intrépida y escritora aficionada.

Comentarios en Facebook

Comentarios