Las cobardías de la vida – Poema – Amor y las Religiones

Spread the love


Nada más entrar en su casa Mohamed supo que algo pasaba, se

oían murmullos en la parte de arriba de la casa así que comenzó a

subir las escaleras, al llegar arriba vio a sus hermanos y hermanas

y a toda la familia, se le acerco su hermano mayor “esta tarde se ha

puesto peor” “hemos llamado al médico” “hace unos minutos que se

ha ido” “ y que a dicho” dijo Mohamed “que está muy mal” “ que lo

mismo puede durar un día, dos , tres que una semana que un mes,

pero que él cree que no durara tanto” Mohamed se sentó en un rincón

de la tarba y comenzó a pensar en su madre en tantos recuerdos

que tenia de ella, cuando pasaba hambre para que él estudiara, en

todos los sacrificios que ella había hecho por sus hijos, en tantas

noches sin dormir pensando en cada uno de ellos.

La puerta de la habitación de su madre se abrió y salió su hija Fátima

que se le acerco y le dijo “la abuela quiere que pases” se levanto

y entraron en el dormitorio de su madre “hija déjanos solos “le dijo

su abuela.

“que pasa madre”

“siéntate aquí en la cama hijo”

“aquí te molesto, madre”

“tú nunca me molestas”

Diciendo esto su madre le cogió la mano y la beso, a Mohamed se

le escapo una lagrima, “no llores hijo” “Allah me llama y tengo que

marcharme pero antes quiero pedirte un favor” “un favor, madre”

“si hijo un favor muy importante para mi”

“madre, pídeme lo que quieras”

“veras hijo, hace ya un mes que regresaste de Holanda igual que

todos estos años que has estado viniendo aquí a pasar tus vacaciones”

“dime hijo porque desde hace tantos años no hemos vuelto a ver

la luz de la alegría en tu rostro”

“tu, que tenias en tu cara siempre una sonrisa para todos”

“tu, que te reías por cualquier cosa”

“cuéntame hijo” “no quiero marcharme con esta pena tan grande

en mi corazón”

“este es el favor que esta anciana te quiere pedir”

“madre, para que quieres remover el pasado”

“para poder descansar por la eternidad” le dijo ella, “no sé si podre

contártelo todo “

“quiero que no me ocultes nada, que descanse tu pesar en mi”

Mohamed volvió a coger la mano de su madre, la beso y comenzó

su relato.

Veras madre, cuando sales de aquí y ves otro mundo otras costumbres

diferentes, no son ni mejores ni peores, simplemente son

diferentes, conoces a otras personas de otros ambientes. Yo no quise

solo juntarme en España con marroquíes también quise conocer a los

españoles y vivir como ellos sin renunciar a nada de lo nuestro, tu

sabes que aunque mis hermanos vivían en Madrid yo me fui a vivir

a otra ciudad y nunca supisteis porque lo hice, yo me encargue de

que nunca lo supierais, madre , me fui porque conocí a una persona

maravillosa, la persona más buena del mundo, después de ti claro,

y le beso la mano a su madre “que bueno eres, hijo mío” “continua”

esa persona me hizo el hombre más feliz del mundo, me enseño lo

que es el amor con mayúsculas, nunca le importo que yo fuera de

otra religión de otra raza ó de otro país solo le importo lo que su corazón

sentía por mí. Vivimos dos años maravillosos de amor mutuo,

disfrutamos cada segundo de nuestra unión y eso que yo tenía que

estar mintiendo a mis hermanos pero no nos importaba con tal de

poder seguir juntos.

Las cobardías de la vida - Poema
Las cobardías de la vida – Poema

Es curioso a lo que se acostumbra el ser humano esa fue una doble

vida que llevé , por una parte de enorme felicidad pero cuando

pensaba en mi familia era una tristeza enorme por no poder contar

lo que estaba viviendo yo porque además de no poder contarlo no

me iban a comprender.

Pero la situación se hizo insoportable porque el mentir de cada

día se me hizo cada vez más duro y llegó el momento de decidir entre

una vida de felicidad pero sin mi familia ó una vida con mi familia

pero sin amor y después de mucho pensar y de noches enteras sin

dormir me decidí por vivir arreglo todo el mundo creía que era una

vida normal para un musulmán aunque esa normalidad supusiera

limitarte a sobrevivir simplemente, pero lo que más me dolió es que

con mi decisión destroce a esa persona que me había enseñado tanto,

que me entrego su corazón sin pedirme nada a cambio.

“pero hijo porque renunciaste a esa persona tan buena” “madre,

era cristiana” y su madre acacho la cabeza con tristeza, “ves madre

porque tuve que renunciar a ella” “pero porque no se convirtió al

islam” “es así de fácil” “no madre, no es tan fácil” “era una persona

de fuertes convicciones, luchadora por la libertad de las personas,

ella creía que las personas estaban por encima de religiones , razas,

sociedades y también pensaba que el hombre y la mujer tenían que

ser iguales en derechos y obligaciones y eso en esta sociedad nuestra

tal y como derivó lo que creíamos una primavera de apertura vino a

complicarlo todo aun mas.

Así que para poder dejarla me comporte como un cobarde y me

fui sin decirle nada a Holanda para poder poner tierra por medio y

soportarlo algo mejor.

Al llegar a Holanda mis hermanos ya me tenían preparada una

boda con una chica que yo no conocía pero de la que ya me habían

hablado.

Yo creí que lo peor serian los primeros meses hasta que poco

a poco se me fuera apagando este desazón en el corazón pero me

equivoque una vez más, los primeros años fueron terribles para mí

pero como no paraba ni para pensar en nada, los años fueron pasando

pero yo no conseguía olvidar a Lucia, al revés, cada vez su

rostro estaba más presente en mi, su presencia era constante a mi

alrededor, me acostaba pensando en ella y me levantaba también

pensando en ella, “ te juro madre, que intente olvidar” “ pero no lo

conseguí”.

Mi matrimonio no podía durar mucho mas y como sabes mi mujer

me pidió el divorcio cosa que yo se lo di encantado porque aunque

era una buena chica yo no la amaba, sé que nunca comprendisteis

mi decisión de divorciarme, pues ahora ya lo sabes el porqué fue”.

Después de dejar todas las cosas arregladas en Holanda me fui

otra vez a España, volví con la esperanza de volver a ver su bello rostro,

de estrecharla entre mis brazos, de pedirle mil perdones, solo

de pensar que iba a volver a verla me cambio la vida otra vez, me

llenaba de alegría pensar en cómo su rostro cambiaría al verme.

Pero al llegar a la casa donde vivía y no encontrarla el corazón me

dio un vuelco, porque la ilusión me había hecho no darme cuenta de

que habían pasado ya muchos años, comencé a pensar en que en la

forma en que la deje seguro que rehízo su vida y quizás hasta tenia

marido e hijos, pero no me rendí e hice un último intento y me fui a

su pueblo natal donde yo sabía que vivía la única hermana que tenia.

Cuando llegue al pueblo me dirigí a su casa que yo recordaba y

me abrió una mujer muy mayor

Las cobardías de la vida - Poema
Las cobardías de la vida – Poema

“hola”

“hola soy Mohamed”

“lo sé, aunque han pasado muchos años tu cara no se me olvida”

“pasa” nos abrazamos y me dijo “bueno que es de tu vida” pues

ya ves le dije “sobreviviendo, que diría tu hermana” “por cierto en

valencia ya no vive la he buscado por toda la ciudad y no la he encontrado”

“no sabes nada”

“que tengo que saber”

“Lucia nos dejo”

“como”

Que se suicidó”

“varios años después de que la dejaras la encontramos, bueno, la

encontró la policía sola en la cama agarrada a un frasco de pastillas

en una mano y tu fotografía en la otra”

La luz se me apago, entre lagrimas abandone aquella casa, la vida

ya no tenía sentido para mi, Allah me estaba castigando por tanto

daño que le hice.

Regrese a Madrid a casa de mi hermano y después de intentar vivir

allí no tuve más remedio que regresar a Holanda porque en Madrid

todo me recordaba a Lucia desde entonces como sabes vivo allí,

“hijo eso no es vivir”

“eso es dejar pasar los días para que llegue tu final cuanto antes”

“cuanto mal te hemos hecho entre todos”

“no madre, es la sociedad, fueron las circunstancias”

“no intentes quitarnos las culpas, pero tu tampoco lo hiciste bien

porque tenias que haberme dicho algo de lo que te estaba pasando,

a veces los grandes problemas tienen fáciles soluciones, aunque no

lo creamos”

“me comporte como un cobarde, con ella y con vosotros por no

tener valor para decíroslo”

“lo único que importa es que has perdido unos años de tu felicidad,

y ahora cariño déjame que estoy cansada, dile a Fátima que

venga”

Mohamed beso la frente de su madre y salió de la habitación,

su hermano pequeño viendo que salía del cuarto de su madre con

los ojos llorosos se le acerco y echándole el brazo por encima de su

hombro le dijo “donde quieres que vayamos”

“vamos a la plaza, desde allí se ve el mar”

“porque te gusta tanto el mar”

“porque mirando la inmensidad del mar puedes tener tus recuerdos

en la mano sin que te distraiga nada”

“yo creo que no hay que recordar tanto, hay que mirar siempre

hacia adelante”

“para eso tienes que tener un pasado vacío” dijo Mohamed y añadió

“mi pasado está totalmente repleto” y se alejaron calle arriba

hacia la plaza.

Hacía dos días que mantuvo la conversación con su madre y Mohamed

no sabía que pensar porque veía a su madre mucho mejor, el

médico vino y le dijo que parecía increíble pero tenía mucho mejor

aspecto y ganas de vivir, entro en la casa y se fue directo a la cocina

y cuál no sería su sorpresa cuando vio a su madre comiendo con las

demás mujeres “pero, madre, y eso que haces aquí en la cocina”

“ya ves hijo, lo que hace saber ciertas cosas” y le guiño el ojo,

Mohamed soltó una sonrisa de las que hacía años reprimía en su

interior y a su madre se le cayeron dos lagrimas al ver otra vez a su

hijo sonreír, los demás se miraban sin comprender nada “por cierto

“dijo su hija “mañana viene la tía de Holanda, tienes que venir conmigo

a por ella”

“hija yo no tengo ganas no estoy para eso, que vaya cualquiera de

tus tíos”

“hijo ves tú, haz el favor, quiero que vayas tu, me lo prometes”

“vale madre te lo prometo, pero no veo el interés en que vaya yo”

“hijo como se nota que ya eres mayor, de joven nunca hubieras

protestado tanto”

“vale, vale, iré”

Después de comer padre é hija cogieron el coche y se encaminaron

hacia el aeropuerto, Mohamed se sentó en el pasillo de llegada

de viajeros y su hija se sentó junto a él.

A los pocos minutos llego el avión de Madrid y los viajeros empezaron

a pasar junto a ellos

¿No viene tu tía? No se papa, diciendo esto vieron como la silueta

de una mujer se les acercaba, conforme se aproximaba, a Mohamed

comenzaron a temblarle las piernas, hasta que la joven llego a la

altura de ellos y él comenzó a soltar una lagrima ¿Qué sucede papa?

Le dijo su hija Fátima.

Pero,,pero ¡!!lucia!!! Eres tú?, la joven tenía toda la cara de su

amada, Mohamed no pudo más y se desmayo con el rostro lleno de

lagrimas, entre las dos lo cogieron y lo sentaron, cuando se repuso y

abrió los ojos se quedo mirando mucho tiempo ese rostro amado ¿tu

eres la hija de Lucia? Si dijo ella y también me llamo Lucia como mi

madre, me lo puso para que mi padre siempre me recordaras y gran

silencio se hizo ¡!!Eres mi hija!!! Y la estrecho fuertemente entre sus

brazos ¿pero porque no me dijo que estaba embarazada? Porque no

quería que te vieras obligado a nada, se volvieron a abrazar, mira

Lucia esta es tu hermana Fátima cuanta falta me ha hecho tener una

hermana, pues ya la tienes aquí dijo Lucia, se abrazaron y llorando

Mohamed contemplo la escena lleno de amor hacia sus hijas.

Cuando llegaron a Alhucemas pararon el coche en la puerta de la

casa de su madre y cuando entraron toda la familia les estaba esperando,

su madre se adelanto y abrazo cariñosamente a Lucia “bienvenida

mi nieta” entonces Mohamed se quedo asombrado pero

¿madre como sabes que es tu nieta? Si tu no fueras tan reservado lo

habría sabido mucho antes, pero madre como lo has podido hacer

si tú no sabes ni escribir, y mirando a su hijo pequeño Abdul le dijo,

otros hijos míos no me ocultan nada, Mohamed se abrazo llorando

a su madre y sus hijas pero esta vez de felicidad “ves hijo como los

grandes problemas a veces tienen fáciles soluciones” y Mohamed

echó una gran sonrisa como hacia muchísimos años no se la habían

visto sus familiares.AMA

Vengo a dejar el alma, por mi y por los demás. Espero alcanzar mi cometido.

Facebook Comments