A veces soy un gato

A veces soy un gato – Un poema felino para compartir

Poemas

A veces soy un gato

Y mis pupilas se dilatan frente al sol;

Estiro las piernas,
me acomodo sobre la hierba,
y lleno los pulmones de ese aroma inigualable que tiene la tierra,
después de una maravillosa
tarde de lluvia.

A veces soy un gato…
Mi andar es felino y diáfano.
Ruedo sobre el colchón
y arqueo la espalda,
buscando tocar el cielo,
sin afán de nada,
con la mente en blanco
y anhelando un café…

Sí, ya sé:
los gatos no toman café…
Pero es que yo
hasta en mis fantasías y sueños,
tengo el alma genuina,
irreverente y curiosa.

Juego con parsimonia
y quizá me aburra pronto,
pero si sabes cómo ganar mi lealtad,
seré tuya lo que duren siete vidas.
¿O eran nueve?

Y es que a veces soy un gato,
con apariencia humana,
que se deleita con el murmullo
de las olas del mar
y la luna en el cielo estival…

A veces soy un gato – Poema por EGCV