Divina comedia Infierno Canto XVI – Obra Poética

Infierno

Divina comedia
Divina comedia por Dante Alighieri – Obra Poética

Canto XVI

Indice

Ya estaba donde el resonar se oía
del agua que caía al otro círculo,
como el que hace la abeja en la colmena; 3

cuando tres sombras juntas se salieron,
corriendo, de una turba que pasaba
bajo la lluvia de la áspera pena. 6

Hacia nosotros gritando venían:
«Detente quien parece por el traje
ser uno de la patria depravada.» 9

¡Ah, cuántas llagas vi en aquellos miembros,
viejas y nuevas, de la llama ardidas!
me siento aún dolorido al recordarlo. 12

A sus gritos mi guía se detuvo;
volvió el rostro hacia mí, y me dijo: «Espera,
pues hay que ser cortés con esta gente. 15

Y si no fuese por el crudo fuego
que este sitio asaetea, te diría
que te apresures tú mejor que ellos.» 18

Ellos, al detenernos, reemprendieron
su antiguo verso; y cuando ya llegaron,
hacen un corro de sí aquellos tres, 21

cual desnudos y untados campeones,
acechando a su presa y su ventaja,
antes de que se enzarcen entre ellos; 24

y con la cara vuelta, cada uno
me miraba de modo que al contrario
iba el cuello del pie continuamente. 27

«Si el horror de este suelo movedizo
vuelve nuestras plegarias despreciables
—uno empezó— y la faz negra y quemada, 30

nuestra fama a tu ánimo suplique
que nos digas quién eres, que los vivos
pies tan seguro en el infierno arrastras. 33

Éste, de quien me ves pisar las huellas,
aunque desnudo y sin pellejo vaya,
fue de un grado mayor de lo que piensas, 36

pues nieto fue de la bella Gualdrada;
se llamó Guido Guerra, y en su vida
mucho obró con su espada y con su juicio. 39

El otro, que tras mí la arena pisa,
es Tegghiaio Aldobrandi, cuya voz 41
en el mundo debiera agradecerse; 42

y yo, que en el suplicio voy con ellos,
Jacopo Rusticucci; y fiera esposa 44
más que otra cosa alguna me condena.» 45

Si hubiera estado a cubierto del fuego,
me hubiera ido detrás de ellos al punto,
y no creo que al guía le importase; 48

mas me hubiera abrasado, y de ese modo
venció el miedo al deseo que tenía,
pues de abrazarles yo me hallaba ansioso. 51

Luego empecé: «No desprecio, mas pena
en mi interior me causa vuestro estado,
y es tanta que no puedo desprenderla, 54

desde el momento en que mi guía dijo
palabras, por las cuales yo pensaba
que, como sois, se acercaba tal gente. 57

De vuestra tierra soy, y desde siempre
vuestras obras y nombres tan honrados,
con afecto he escuchado y retenido. 60

Dejo la hiel y voy al dulce fruto
que mi guía veraz me ha prometido,
pero antes tengo que llegar al centro.» 63

«Muy largamente el alma te conduzcan
todavía —me dijo aquél— tus miembros,
y resplandezca luego tu memoria, 66

di si el valor y cortesía aún se hallan
en nuestra patria tal como solían,
o si del todo han sido ya expulsados; 69

que Giuglielmo Borsiere, el cual se duele 70
desde hace poco en nuestro mismo grupo,
con sus palabras mucho nos aflige.» 72

«Las nuevas gentes, las ganancias súbitas, 73
orgullo y desmesura han generado,
en ti, Florencia, y de ello te lamentas.» 75

Así grité levantando la cara;
y los tres, que esto oyeron por respuesta,
se miraron como ante las verdades. 78

«Si en otras ocasiones no te cuesta
satisfacer a otros —me dijeron—,
dichoso tú que dices lo que quieres. 81

Pero si sales de este mundo ciego
y vuelves a mirar los bellos astros,
cuando decir “estuve allí” te plazca, 84

háblale de nosotros a la gente.»
Rompieron luego el círculo y, huyendo,
alas sus raudas piernas parecían. 87

Un amén no podría haberse dicho
antes de que ellos se hubiesen perdido;
por lo que el guía quiso que partiésemos. 90

Yo iba detrás, y no avanzamos mucho
cuando el agua sonaba tan de cerca,
que apenas se escuchaban las palabras. 93

Como aquel río sigue su carrera
primero desde el Veso hacia el levante,
a la vertiente izquierda de Apenino, 96

que Acquaqueta se llama abajo, antes
de que en un hondo lecho se desplome,
y en Forlí ya ese nombre no conserva, 99

resuena allí sobre San Benedetto,
de la roca cayendo en la cascada
en donde mil debieran recibirle; 102

así en lo hondo de un despeñadero,
oímos resonar el agua roja,
que el oído ofendía al poco tiempo. 105

Yo llevaba una cuerda a la cintura 106
con la que alguna vez hube pensado
cazar la onza de la piel pintada. 108

Luego de haberme toda desceñido,
como mi guía lo había mandado,
se la entregué recogida en un rollo. 111

Entonces se volvió hacia la derecha
y, alejándose un trecho de la orilla,
la arrojó al fondo de la escarpadura. 114

«Alguna novedad ha de venirnos
—pensaba para mí— del nuevo signo,
que el maestro así busca con los ojos.» 117

iCuán cautos deberían ser los hombres
junto a aquellos que no sólo las obras,
mas por dentro el pensar también conocen! 120

«Pronto —dijo— verás sobradamente
lo que espero, y en lo que estás pensando:
pronto conviene que tú lo descubras.» 123

La verdad que parece una mentira
debe el hombre callarse mientras pueda,
porque sin tener culpa se avergüence: 126

pero callar no puedo; y por las notas,
lector, de esta Comedia, yo te juro, 128
así no estén de larga gracia llenas, 129

que vi por aquel oire oscuro y denso
venir nadando arriba una figura,
que asustaría el alma más valiente, 132

tal como vuelve aquel que va al fondo
a desprender el ancla que se agarra
a escollos y otras cosas que el mar cela, 135
que el cuerpo extiende y los pies se recoge.

Canto XV      Canto XVII