Divina comedia Infierno Canto XXI – Obra Poética

Infierno

Divina comedia
Divina comedia por Dante Alighieri – Obra Poética

Canto XXI

Indice

Así de puente en puente, conversando
de lo que mi Comedia no se ocupa,
subimos, y al llegar hasta la cima 3

nos paramos a ver la otra hondonada
de Malasbolsas y otros llantos vanos;
y la vi tenebrosamente oscura. 6

Como en los arsenales de Venecia
bulle pez pegajosa en el invierno
al reparar sus leños averiados, 9

que navegar no pueden; y a la vez
quién hace un nuevo leño, y quién embrea
los costados a aquel que hizo más rutas; 12

quién remacha la popa y quién la proa;
hacen otros los remos y otros cuerdas;
quién repara mesanas y trinquetas; 15

asi, sin fuego, por divinas artes,
bullía abajo una espesa resina,
que la orilla impregnaba en todos lados. 18

La veía, mas no veía en ella
más que burbujas que el hervor alzaba,
todas hincharse y explotarse luego. 21

Mientras allá miraba fijamente,
el poeta, diciendo: «¡Atento, atento!»
a él me atrajo del sitio en que yo estaba. 24

Me volvi entonces como aquel que tarda
en ver aquello de que huir conviene,
y a quien de pronto le acobarda el miedo, 27

y, por mirar, no demora la marcha;
y un diablo negro vi tras de nosotros,
que por la roca corriendo venía. 30

¡Ah, qué fiera tenía su apariencia,
y parecían cuán amenazantes
sus pies ligeros, sus abiertas alas! 33

En su hombro, que era anguloso y soberbio,
cargaba un pecador por ambas ancas,
agarrando los pies por los tendones. 36

«¡Oh Malasgarras —dijo desde el puente—,
os mando a un regidor de Santa Zita! 38
Ponedlo abajo, que voy a por otro 39

a esa tierra que tiene un buen surtido:
salvo Bonturo todos son venales; 41
del “ita” allí hacen “no” por el dinero.» 42

Abajo lo tiró, y por el escollo
se volvió, y nunca fue un mastín soltado
persiguiendo a un ladrón con tanta prisa. 45

Aquél se hundió, y se salía de nuevo;
mas los demonios que albergaba el puente
gritaron: «¡No está aquí la Santa Faz, 48

y no se nada aquí como en el Serquio!
así que, si no quieres nuestros garfios,
no te aparezcas sobre la resina.» 51

Con más de cien arpones le pinchaban,
dicen: «Cubierto bailar aquí debes,
tal que, si puedes, a escondidas hurtes.» 54

No de otro modo al pinche el cocinero
hace meter la carne en la caldera,
con los tridentes, para que no flote. 57

Y el buen Maestro: «Para que no sepan
que estás agua —me dijo— ve a esconderte
tras una roca que sirva de abrigo; 60

y por ninguna ofensa que me hagan,
debes temer, que bien conozco esto,
y otras veces me he visto en tales líos.» 63

Después pasó del puente a la otra parte;
y cuando ya alcanzó la sexta fosa;
le fue preciso un ánimo templado. 66

Con la ferocidad y con la saña
que los perros atacan al mendigo,
que de pronto se para y limosnea, 69

del puentecillo aquéllos se arrojaron,
y en contra de él volvieron los arpones;
mas él gritó: «¡Que ninguno se atreva! 72

Antes de que me pinchen los tridentes,
que se adelante alguno para oírme,
pensad bien si debéis arponearme.» 75

«¡Que vaya Malacola!» —se gritaron;
y uno salió de entre los otros quietos,
y vino hasta él diciendo: «¿De qué sirve?» 78

«Es que crees, Malacola, que me habrías
visto venir —le dijo mi maestro-
seguro ya de todas vuestras armas, 81

sin el querer divino y diestro hado?
Déjame andar, que en el cielo se quiere
que el camino salvaje enseñe a otros.» 84

Su orgullo entonces fue tan abatido
que el tridente dejó caer al suelo,
y a los otros les dijo: «No tocarlo.» 87

Y el guía a mí: «Oh tú que allí te encuentras
tras las rocas del puente agazapado,
puedes venir conmigo ya seguro.» 90

Por lo que yo avancé hasta él deprisa;
y los diablos se echaron adelante,
tal que temí que el pacto no guardaran; 93

así yo vi temer a los infantes 94
yéndose, tras rendirse, de Caprona,
al verse ya entre tantos enemigos. 96

Yo me arrimé con toda mi persona
a mi guía, y los ojos no apartaba
de sus caras que no eran nada buenas. 99

Inclinaban los garfios: «¿Que le pinche
—decíanse— queréis, en el trasero?»
Y respondían: «Sí, pínchale fuerte.» 102

Pero el demonio aquel que había hablado
con mi guía, volvióse raudamente,
y dijo: «Para, para, Arrancapelos.» 105

Luego nos dijo: «Más andar por este 106
escollo no se puede, pues que yace
todo despedazado el arco sexto; 108

y si queréis seguir más adelante
podéis andar aquí, por esta escarpa:
hay otro escollo cerca, que es la ruta. 111

Ayer, cinco horas más que en esta hora, 112
mil y doscientos y sesenta y seis
años hizo, que aquí se hundió el camino. 114

Hacia allá mando a alguno de los míos
para ver si se escapa alguno de esos;
id con ellos, que no han de molestaros. 117

¡Adelante Aligacho, Patasfrías, 118
—él comenzó a decir— y tú, Malchucho;
y Barbatiesa guíe la decena. 120

Vayan detrás Salido y Ponzoñoso,
jabalí Colmilludo, Arañaperros,
el Tartaja y el loco del Berrugas. 123

Mirad en torno de la pez hirviente;
éstos a salvo lleguen al escollo
que todo entero va sobre la fosa.» 126

«¡Ay maestro, qué es esto que estoy viendo!
—dije— vayamos solos sin escolta,
si sabes ir, pues no la necesito. 129

Si eres tan avisado como sueles,
¿no ves cómo sus dientes les rechinan,
y su entrecejo males amenaza?» 132

Y él me dijo: «No quiero quAsí de puente en puente, conversando
de lo que mi Comedia no se ocupa,
subimos, y al llegar hasta la cima 3

nos paramos a ver la otra hondonada
de Malasbolsas y otroe te asustes;
déjalos que rechinen a su gusto,
pues hacen eso por los condenados.» 135

Dieron la vuelta por la orilla izquierda,
mas primero la lengua se mordieron
hacia su jefe, a manera de seña, 138
y él hizo una trompeta de su culo.

Canto XX      Canto XXII