El gris de mi cielo – Relato dramático

El gris de mi cielo – Relato dramático para compartir

Relatos

El gris de mi cielo

El gris del cielo se escurre entre mis manos en ésta tarde que no parece terminar mas. Soy de esas personas que encierra una respuesta para todos nadando en su propio mar de dudas.

Camino despacio hacia la casa donde nadie va, donde nadie está.

Hubo un día en que la luz brillaba en las ventanas con promesas y esperanzas. Entonces pasó que alguien las cerró para nunca despertar. El fin del mundo paso entre mis venas dejándome casi sin respiro.
No hace mucho que salgo a caminar. Estaba dormido en el recuerdo de su mirada. No me dejaba despertar. No me dejaba soñar. Hoy es el velo que cubre mis ojos.

Ya me estoy acercando. Sigo en mis pasos. Alzo la mirada pensando que quizá me debería mudar. Son tan conocidas estas cuadras que a veces no salgo siquiera para observarlas.

Puedo ver el umbral. Al fin llego gritando – ¡Tempestad! – . Es el preciso momento en donde las esquinas se cierran. El húmedo frío me quiere abrazar. La oscura noche me quiere alcanzar.
Cuando observo el portal de los recuerdos, lleno de flores secas que se ven desquebrajar, se pierde el tiempo dentro de mis ojos.

Alcanzo la puerta sacando la llave del dolor, para el cerrojo de esta realidad donde cada giro suele ser como el filo de un puñal.

Nunca volvió a salir el sol para mí. Sigo aquí, atrapado para siempre, en este gris del cielo, que se escurre entre mis manos, en ésta tarde que no parece terminar mas.

El gris de mi cielo – Relato dramático por Walter Fernandez

La necesidad del ser como una expresión necesaria para sobrevivir en los oscuros pasillos de nuestra ya confundida mente. Expresando irrealidades a través de la inventiva, creativa y desordenada. Por suerte, hasta ahora, infinitamente interminable. Por lo tanto, a seguir…

2 comentarios sobre «El gris de mi cielo – Relato dramático para compartir»

  1. Gracias Walter, por encontrarme en goolgle+, es realmente un agrado poder descubrir nuevas letras en este espacio.
    Sabes, mientras leía, veía una verdad que se ha dibujado en instantes de mi vida, realmente. Cerrarse a todo por no sufrir y negarse a avanzar hasta que de repente te das cuenta que la vida tiene mucho para entregarnos, por tanto hay muchos caminos que recorrer.
    Excelente y emotivo.
    Viviana Lizana

Los comentarios están cerrados.