El poder de un te quiero - Relato

El poder de un te quiero – Relato para reflexionar

Relatos

El poder de un te quiero

¿Cuantas veces te han dicho te quiero de manera desinteresada?, ya sabes esa frase que de manera casual  un amigo, familiar o pareja te sueltan de improviso, cuando menos lo esperas sin motivo alguno, y lo que es peor ¡cuando no estas preparado! de tal manera que te desarman y te quedas en blanco sin saber como responder.

Es un dilema terrible pues casi siempre nos agarran desprevenidos, y es que algunas personas ¡lo hacen tan natural! y no es que lo digan por decir ¡no! al contrario te lo dicen porque así lo sienten, pero ahí esta el problema no sabes como reaccionar y por lo general dices cualquier tontería que después te recriminas pensando – debí reaccionar de otra manera-.

¿Existe algún protocolo para comportarse en ese instante? he llegado a la conclusión que depende del momento, pues hay “te quiero” muy íntimos y  embarazosos, como aquellos que te dice tu pareja por primera vez, pues de tu reacción puede depender el futuro de la relación o ser argumento para muchas discusiones.

Están los “te quiero” que te devuelven la autoestima y la fe en la humanidad, esos que te dice alguien que  no tiene la mas remota idea que andas bajo de moral y muy necesitado  de cariño y por ende no se imagina lo bien que te hace sentir.

Hay otros “te quiero” que nunca se deberían decir, pues son utilizados como medida de presión y chantaje, con la mala intención de hacerte sentir mal,  piensan que por quererte tienen derecho a recibir algún tipo de recompensa, no terminan de entender que el cariño no es un arma para someter a nadie.

De cualquier manera es un bálsamo para los sentidos saber que eres tan especial para alguien que despiertes su cariño, eso no tiene precio y por ello cuando no sepamos que decir una sonrisa puede expresar un poco lo que sentimos y a la larga no nos complica demasiado,  aprendamos mas a decirle a esa persona que significa tanto para nosotros “te quiero” puede ser que necesite oirlo…

El poder de un te quiero Marlla