Proyectarnos en los demás – ¿ Qué veo en el otro ?

Spread the love
  • 2
    Shares
Proyectarnos en los demás
Cometemos el error de percibir nuestra escasez, como desacierto en los demás. Proyectamos.

Suele ser algo confuso cuando nos hablan sobre proyectarnos en los demás. No terminamos de comprender el concepto. Si bien no es difícil de entender, puede ser algo complicado de explicar. Tienes que imaginar a tu prójimo como un espejo en donde tu puedes ver partes de tu interior desatendidas. 

Presta atención a tu interior.

Cuando hablo de “Partes de tu interior desatendidas”, me refiero a que prácticamente, nunca, sabemos que nos pasa dentro, realmente. Tampoco es cuestión de prestar atención a todos los detalles, aunque considero que no está demás. Primero comencemos por prestar atención, a esos momentos en los que somos testigos de situaciones cotidianas en las cuales una emoción exaltada se apodera de nosotros, obligando a exagerar un hecho, que realmente, no tiene tanta relevancia. 

Puede ser un buen ejemplo, “el trapo sucio”. Puedes encontrarte con un trapo sucio en la cocina. Si simplemente te molesta que no esté limpio, si reaccionas de momento, pero esta molestia no se prolonga en el tiempo ni te envuelve en ira Eso sería bastante coherente. En cambio, si estas horas cargando ese trapo sucio en tu mente, perdiendo apreciable tiempo de tu vida, para simplemente renegar de ese trapo sucio, creo que deberías revisar algunas cuestiones internas. Sobre todo, si contamos con el dato de que el trapo de la cocina, cumple con la fusión de no estar mayormente limpio.

Proyectarnos en los demás
Se valiente a la hora de inspeccionarte.

¿ Qué me pasa ?

No te preocupes. A todos nos pasa. No solo con el trapo de la cocina, con un montón de diferentes objetos y personas. 

Escucha tu interior“.

Volviendo al ejemplo del trapo sucio. Quizá estas proyectando una auto-exigencia. El cuerpo, la mente, nos da señales. Quizá te exiges demasiado, te maltratas y tu subconsciente te esta avisando a través de ese trapo sucio. Puede ser algo no resuelto en tu infancia, con tu madre o padre.

En esta publicación no quiero entrar en grandes detalles. No quiero ser complicado. Lo importante, es que la solución esta dentro tuyo. Si te dedicas tiempo, que por otro lado, deberías, vas a descubrir un montón de pensamientos y sensaciones dentro de ti, que por lo general, simplemente las pasamos de largo. Vivimos en automático.

Pero, como ayuda, te dejo unas pistas. Cuando te molesta algo de alguien, de manera exagerada, piensa si te haces eso a ti misma. Si sientes que una persona te maltrata, por ejemplo, reconoce, que tú, al dejarte maltratar, te maltratas. No tienes compasión de ti y permites que te usen. Te sometes al mal comportamiento de los demás por algo que está dentro de ti y no puedes resolver, porque tienes miedo de mirar. 

No estoy justificando al mal tratador.  Pero convengamos que si yo no soy victima de nadie, simplemente me alejo. Una presencia fuerte se siente atraída por una presencia débil y viceversa. Aunque no lo queramos ver. Quizá no crees en tí y tienes una personalidad que se siente débil. Puede que sientas culpa y la proyectes justificando el maltrato que ejercen sobre ti. 

Los trapos sucios que escondemos al proyectarnos en los demás.

Proyectamos porque queremos ver el problema en los demás. 

Quizá no deseo ver mi baja autoestima, miedo a no ser suficiente, proyectando celos en mi pareja.

Proyectarnos en los demás
Los celos no son por amor… son porque no te agrada percibir tu inseguridad.

Puede pasar que me moleste el desorden en los demás, porque no soy capaz de darme la oportunidad de descansar, antes de dejar todo ordenado en mi vida.

Algunas personas piensan mucho durante el día. Comúnmente sienten ira cuando los molestan. No se toleran tomarse una pausa. Reflejan ira en los demás proyectándolos, etiquetándolos de “molestos”. 

En fin, desde este punto de vista. Nadie es culpable de lo que siento. El mundo no tiene la culpa de lo que experimento. Yo, debo revisar que pasa dentro mío, trascender, y liberarme de mis propias cadenas. 

Proyectarnos en los demás
Cuando logremos ver nuestra propia ignorancia a través del prójimo, quizá en lugar de enfadarnos, logremos ayudarnos.

SEO y Webmaster- Administrador y Editor en www.heyzern.com desde el año 2015 y www.elliterario.com desde el 2016
Escritor, Músico y Técnico en Redes

Facebook Comments