Reflexiones durante un día cotidiano - Relato reflexivo

Reflexiones durante un día cotidiano – Relato reflexivo

Relatos

Reflexiones durante un día cotidiano

Una mañana desperté pensando que el mundo se terminaba. Una extraña sensación de temor invadía mis venas. Luego de caer en la realidad de que era solo un simple sueño, comencé a divagar en lo que haría si tal cosa fuera real. Finalmente entendí que nada es mío. Todo lo material que había usado y había sido, desaparecería de mi realidad sin más. Soy una especie de entidad encarnizada dentro de la materialización de todas las cosas. Destinado a pasar un tiempo, recolectando experiencias, aprendiendo de mis errores, aciertos, esperanzas y desesperanzas.

Decidí levantarme para dirigirme a la cocina en la búsqueda de un rico café. Su vapor, aroma, me recordó a épocas pasadas en la que era tan solo un niño. El olor a café siempre rondaba en toda la casa. El aroma familiar que se iría desvaneciendo con el correr de los años había quedado guardado en mi memoria para siempre. Tristemente los años pasan.

Descubrí que ya no soy aquel niño, aunque trabajo en volver a serlo para lograr sorprenderme de las pequeñas delicias de la vida. Tratar de no admirar tan solo las grande metas. Saber apreciar los pequeños logros. Vivir el presente que me rodea para no terminar siendo un viejo esclavo del futuro o el pasado. El presente es lo único que realmente tenemos.

Me detuve a pensar quien soy. Me perdí por un instante y comprendí que todo lo que soy desaparece para perderse en lo que pude haber sido. En la vida no tenemos la infinita posibilidad de tomar decisiones.

Ya pasaba la tarde cuando quise cubrir el mundo de melodías, de sensaciones, pero el mundo no estaba en el mundo, sino en la morada de cada uno. Hasta que vi caer el sol.

Llegada la noche volví a recostarme, pero entonces, imaginando un nuevo día, un nuevo despertar de oportunidades. Fue en ese momento, que descubrí que el egoísmo más grande consiste en acabar con uno mismo. Por lo tanto, apoyé mi cabeza sobre la almohada pensando en este día de reflexión.

Me abrazó el sueño y podemos decir que mi otra conciencia, esa de la cual no soy consiente, se quedó conmigo toda la noche.

FIN

Puedes encontrar, si lo deseas, algunas de estas frases en postales en : http://heyzern.com/postales-literarias-para-reflexionar/

Reflexiones durante un día cotidiano – Relato – por Walter Fernandez